sábado, 27 de septiembre de 2008

El "Choco" Dany

No he empezado a escribir este post y veo borroso la pantalla, y es porque el choco Dany fue un hermano para mí.

Daniel Alvarenga Casamalhuapa era de esos cuates que te encontras y de inediato te haces amigo, flaco, de bigote cuidado, con lentes y cerca de 1.70 metros, el choco no era "chele" pero tenìa la piel blanca, creo que a la mirada de las mujeres tenìa buen ver.

Era teatrero (actor de teatro) y sobre todo era un ser humano excepcional, sincero, transparente y eso, mi hermano, en los previos de una guerra es imposible de encontrar.

Me lo presentaron una tarde de cualquier día de la semana en el local del FAU en la facultad de Ingenierìa de la Universidad de El Salvador, lo llevó el "Chiqui" y me dijo, "un compañero interesado en ingreasar al FAU" (el frente abierto del Partido Comunista en la Universidad)y el "Choco" con la transparencia que siempre tuvo me dijo de inmediato su nombre completo y me extendió su mano. Yo me le quedé viendo medio perplejo (podría camibar la ere por la ene y la pl por d) y pensé "¿y a este maje que le pasa, no sabe a lo que viene, cómo se le ocurre dar su nombre completo?" y de inmediato la experiencia me dijo, mejor tenerlo de lejos, porque asì como es de franco en la clandestinidad no va a funcionar y mejor de lejos.

Pero el choco era una persona super inteligente y el teatro le habìa dado una plus: tenìa una especial sensibilidad, pero rápidamente aprendía los papeles que le tocaba desempeñar y lo hacía bien, muy bien.

Pues como era la costumbre esa misma semana (quizás el siguiente día) armamos una acción para probar al "Choco" una cosa simple: Poner una manta de propaganda del FAU en una de las paradas más concurridas de Ayutuxtepeque.

En esos días (talvez 1978, 79 u 80) era una cosa arriesgada, porque la dictadura militar andaba encima y cada acción de propaganda era un riesgo de vida. Muchos candidatos se fueron antes de esta acción. El "Choco" llegó a la Juventud Comunista y entró con todo, fue parte de una cèlula Universitaria y eso me hizo cometer un error: Me hice su amigo.

Se que muchos no comprenderán esto, a veces cuando lo hablo con mis hijos no lo comprenden, pero en esos días lo peor que podìas hacer era tener amigos dentro de la organización porque cada desaparecido te dolía, pero un amigo era una cuchillada justo en el corazón (y no es poesía), era un dolor tan grande que tenía que acudir a toda tu madurez (o machismo) para no dejarte vencer por la realidad. La vida era nada. Imagina lo que era la amistad... Lo peor, no fue eso en realidad, lo peor es que me hice amigo de su familia (don Dany, doña Josefina, Lety y Román).

Ese hogar fue mi oasis en San Salvador, era mi refugio, cada vez que me sentía deprimido, defraudado, triste, simplemente llegaba a la casa de los Alvarenga y sabía que saldría nuevo.

Pero volviendo a la manta, resulta que cuando yo llegué a la parada de buses señalada, el "choco" ya estaba allí (tenía como diez minutos, lo que en seguridad básica es una autoatentado, nadie está por 10 minutos en una parada de buses, a menos que no haya pasado una ruta determinada, pero bueno, eso es otro rollo), lo que pasa es que violó la primera regla: nunca llegas 10 minutos antes, llegas justo a la hora. Para acabarla de amolar el que llevaba la manta se retrasó y pasaron tres, cuatro, cinco mnutos y no aparecía, creo que el choco se desesperó y empezó a moverse de su lugar hacia mí, y movía el bigote, luego regresaba y movía el bigote y luego volvía a su lugar pevio y movía el bigote. A mi me sacó de onda y la cuarta o quinta vez le hice una mirada de "ya estate quieto" (con malas palabras includas) y entonces (afortunadamente) apareció el compañero de la manta, la colocamos y cada quien por su rumbo en la huida.

Al evaluar la acción yo critiqué la actitud del "choco" y me dijo, "es que no estaba seguro de que me hubieras visto", y le digo "¡¡se supone que te ignore para evitar que se den cuenta de que andamos juntos!!", Se disculpó y me sentí apenado porque el choco era tan sincero, tan transparente.

La onda fue que depués de eso hubo muchas otras acciones de propaganda que hicimos con el choco y lo que me más me gustaba con él era el aspecto teatral que daba a cada una. Era único.

La onda es que un buen día los papás del choco se diero cuenta que andaba en algo o lo sospecharon y lo iban a sacar a Mexico y la respuesta del choco fue: "La única forma en que me sacan es drogado", quería tanto a El Salvador y se sentía tan comprometido con él que así les respondió. Para entonces yo me sentía algo desalentado y pensaba, si no sería mejor que personas como el "Choco" se salvaran de la masacre que venía (que nunca pensé que duraría 12 años)para poder reconstruir este paísito que iba a quedar medio hecho leña y que neceshitaría de gente con la capacidad intelectual pero sobre todo humana de gente como el "Choco". Sin embargo no opiné nada, cuando me comentaron sobre la intención de sacarlo.

Cuando finalmente sus padres lo sacaron del paìs, con un gran sacrificio (el salario de su papá, su mamá y su hermana Lety servía para pagar su estancia en México) el "Choco" respondió estudiando doble, llevando más materia y sacrificándose como el más pintado, hasta que se graduó de arquitecto en México en menos tiempo del reglamentario (no comía, no descansaba, etc.) y lo más lindo: su familia en El Salvador lo protegía, una vez le envié un disco (como amigo) y su madre revisó el disco, el papel que le enviaba escrito y todo para asegurarse que no le enviaba contactos o algo parecido. El "Choco" se graduó, se casó: vino de escondidas y se casó y el sugiente día lo sacaron del paìs. Yo me di cuenta después y sentí una gran tristeza que no me invitaran, sin decirlo su mamá me lo explicó: no querían que se juntara con nadie de su pasado inmediato para evitar que se le ocurriera quedarse en el país y siguiera metido en la subversión, tuvo hijas (imagino que preciosas en fìsico y en humanidad).

El "Choco" Dany fue mi hermano, por eso me dolió tanto, cuando Lety me habló por telèfono a mi trabajo y me dijo: "Hola, El Choco se murió" y me quedé en blanco pensando "Quién es el choco", me bloquée, siempre he hecho eso ante el dolor que me causa la partida de un hermano.

El "Choco" y sus familia, son de esos eres humanos que te dejan huella positiva, de esos que te amarran a la realidad de ser humano y que evitan que te convirtás en un animal más. Me acuerdo de ellos porque escucho "El río esta llamando" del Quinteto Tiempo (además de que me he tomado 6 cervezas) y me acuerdo del "Choco" diciénndome: "Cada vez que oigo esa canción en los parlantes de la Universidad, me parece que no estamos haciendo lo suficiente". ¡¡¡¡¡Carajo Choco! si supieras todo lo que hicimos y no te diste cuenta, si supieras que lo jodìdo eran las diferencias ideológicas y el pleito de quien iba a mandar, te sentirías orgulloso de lo que hiciste (orgullo que puede pasar a tus hijas en México o donde se encuentren), de esas cosas que hiciste desde aquel día que en una parada de Ayutuxte me movías el bigote para que te identificara (cuando ya te había ubicado) mi hermano!!!!!.



1 comentario:

yamika14 dijo...

Ahora se comprende la situación que se dió ese día, interesante fenómeno, igual, no podés decir que no se comprende la situación, yo la creo porque sucede, siempre es necesario encontrar un oasis que con el tiempo se vuelve tu familia aunque las otras personas no lo comprendan así.