lunes, 15 de septiembre de 2014

Muchas Gracias, Adiós

Inicié este blog con la intención de servir de guía en el medio de la oscuridad que reina en la política nacional. La verdad era un imposible por las limitaciones que tengo en tiempo y vida política.

Con el tiempo la realidad se impuso y terminó convirtiéndose en una terapia, autoterapia, tan necesaria para superar la tristeza marcada por el pasado repleto de despedidas de amigos.

No cumplió la misión original, cumplió otra más importante.

Es momento de cerrarla.

Voy a seguirme desahogando pero ahora en un Informe de Vida que escribiré, espero más frecuente y más corto.

Gracias a quienes se tomaron el trabajo de visitar este blog, leerlo y a lo mejor hasta comentarlo, si gustan, les invito a visitar, leer y comentar mi Informe de Vida, de antemano gracias.

Este ciclo se cierra diciéndoles Muchas Gracias, Adiós.

Carlos Alberto Minero Mendoza

jueves, 4 de septiembre de 2014

Cuento:
El cuento de “Dame mi nalga tomá tu guacal”
o el que a todos asusta y a nadie mete preso

Mire, algunos nacemos con estrella y otros estrellados, uno puede estar de lo más tranquilo fumándose un cigarrillo y echándose un "traguito", sin molestar a nadie, y ¡zás! Aparece ese querido amigo de años que te ofrece un trabajito. Uno tiene trabajo, pero no cae nada mal uno como el de “Monsters Inc.” esa película de niños en la que el trabajo que tienen es asustar, pero no matar, solo asustar a los niños que se dejan.

Pero es que fíjese como es la cosa, no es que yo lo quiera, es que se ponen ellos "solitos", mire, por ejemplo, aquí hay un juego muy popular, llamado piebola, pues fíjese que unos juegos jugados por los jugadores de ese juego, no eran en realidad jugados en el terreno en el que se juega ese juego sino que eran jugados en mesas de juego, entonces los seguidores de ese equipo quedan jugados... Y es lo que le digo, si "solitos" se ponen, ¿porque no los va a aprovechar uno para dar un poco de diversión a este sufrido pueblo? (ya ve el lenguaje que estoy utilizando va?)

Uno ve a la gente muy seria, muy formal, pero en el rincón todos tenemos un poco de basura, ¿o no? Fíjese, una enorme (por el tamaño) celebridad de la tevé, anda, según él escondido, abusando de la pobreza de las niñas y encima cuando lo asustamos, me cuenta orinado en los pantalones, de quienes son colegas en esa profesión no solo el domingo, sino toda la semana y mire pues ¿qué quiere que haga? Hay los tengo a "toditos" alineados, y de aquí en adelante ya me a ver mejor tratado por esos personajes que antes ni me querían invitar a sus espacios de tevé. ¿ve lo que se logra cuando uno gerencia el miedo ajeno?

Pero no crea que todos lo odian a uno, ¡que va!, hay gente que lo quiere a uno, y uno tiene que ser agradecido, porque nunca se sabe cuando uno de esos amigos le puede regalar un su saco, chino, pero gratis. A un saco regalado no se le busca nacionalidad ¿o usted lo haría?

Por aquello de las vueltas que da la vida, uno debe hacerse notar en todos los "reinos", por eso no crea que no aprovecho para asustar a los hijos de Dios que se metan a regalar aparatos, a los que no tienen derecho porque son otros hijos de Dios que creen que la fuerza está en la matanza... ¿Qué puedo hacer si "solitos" se van poniendo pues?

Lo difícil es administrar el tiempo, los escenarios y tener sentido teatral, ¿Qué obra va en qué momento? Esa es la clave, saber en qué momento se necesita circo y cuánto y de qué tipo de circo. No es que uno sea payaso, más bien es un artista. “Pan y circo” escribían los romanos, en el país que vivo hay más oportunidad para artistas de mi clase, porque hay poco pan y uno puede brindar entonces muchísimo circo, para que la gente se divierta y no crea, uno también se divierte un cachito...

Mire la gracia en esa profesión es asustar a todos para que lo respeten a uno. Quien quita y hasta lo pueden poner administrar el país, y claro, uno siempre está dispuesto a pagar el sacrificio que es servir a la Patria (yastoy practicando, el discurso de aceptación); pero claro, hay que tener gracia, no es cosa de ir matando o metiendo presa a la gente, basta con asustarla, como los Monsters de Monsters Inc. con los niños pues, ¿o a usted nunca le contaron el cuento de “Dame mi nalga tomá tu guacal”?

lunes, 1 de septiembre de 2014

No semos malos... tamos podridos

No semos malos don Salarrué, tamos podridos... Resulta que hay un montón de caballeros, caras conocidas porque se ven en TV, voces conocidas por se oyen en medios, plumas, que a lo mejor son parte de la campaña por la decencia, la honestidad y la transparencia que los medios de comunicación tienen permanentemente por el bien del pueblo, que han sido declarados protegidos para que nadie manche su digno nombre... porque ahora el morbo público quiere conocerlos solamente porque mancharon la inocencia de alguna que otra niña, que, voluntariamente obligada por el hambre, tuvo que vender su dignidad, que en países como el nuestro no es muy cara, no pasa de 200 dólares, que otra cosa se puede hacer sino luchar, como siempre se ha hecho a lo largo de la historia, por la indestructible herencia occidental de democracia, libre mercado y explotación legal y sexual...

Y siempre hay paladines que se preocuparán de que el buen nombre de la gente "decente" no se ensucie. Que de raro tiene (como dice la ranchera de con "Chente" Fernández)que un poderoso señor (de dinero o de medios) se aproveche de la necesidad de las mujeres pobres...

Tamos podridos don Salarrué, porque hoy que todos expresan apoyo incondicional a los jóvenes, que insisten hasta la saciedad de que es el momento del relevo, nos revelan que han acudido al closet para sacar los viejos trajes que ofrecerán en la próxima subasta electoral...

Tamos podridos, porque en medio de toda esta vorágine de violencia, inconciencia y desfachatez un loco mata a una niña de cinco meses, en el medio de un ataque de cólera...

Para qué seguir don Salarrué. Antes el semos malos era impactante, triste, lamentable... en estos tiempos ya no es suficiente don Salarrué... hoy tamos podridos.




domingo, 24 de agosto de 2014

Semos malos... seguimos y seguiremos

Pesa ser salvadoreño al saber la falta de solidaridad que tenemos en nuestra actitud, cuando descubrimos que también somos racistas, cuando por tener apenas una comida más que el otro nos sentimos superiores, actuamos como superiores, despreciamos al indefenso.

Desde que tomé conciencia de lo difícil que es ser extranjero, desde que me enteré de lo mal que lo pasaban quienes, por razones políticas o económicas se tenían que ir del país, sentí la necesidad de ser solidario con el extranjero que debe repetir la historia, desde su patria hacia El Salvador.

Los salvadoreños somos así. Siempre buscamos proteger nuestra incoherencia con la incoherencia ajena. Predicamos igualdad y maltratamos a quienes son menos afortunados o son "diferentes" a nosotros; exigimos respeto a los derechos humanos de nuestros connacionales en el extranjero mientras violamos los de quienes hoy buscan refugio en nuestro país, y para colmo, lo hacemos utilizando los mismos argumentos; demandamos salarios justos, mientras explotamos a quien nos ayuda con los oficios de la casa o en el pequeño negocio familiar; criticamos la corrupción oficial, mientras no vemos la propia o somos socios de empresarios o funcionarios corruptos; exigimos distribución de la riqueza mientras evadimos o ayudamos (como trabajadores) a evadir impuestos...

Salarrué nos conocía muy bien. Semos malos y vamos a seguir siéndolo por la eternidad, hasta que el sistema educativo deje de servir al sistema actual y se decida a formar verdaderos ciudadanos, honrados, solidarios... Nuevos seres humanos. Por hoy seguimos recogiendo la cosecha de aquello que fue sembrado por los ricos previsores que existen desde antes de 1932... lo confirmo por enésima vez, luego de leer "Cuando el sueño se llama El Salvador"