sábado, 7 de octubre de 2017

8 de octubre de 2017



Radio Habana Cuba se escuchaba en ese pequeño radio con mucho silencio alrededor, porque el volumen era el menor posible (era prohibido escucharla durante la dictadura militar). Y desde esos viejos parlantes surgía la voz potente y bella de Sara González (La Habana 13 de julio de 1951 - La Habana 1 de febrero de 2012), cantando la poesía de Eduardo Ramos Montes (20 de octubre de 1946): “Su nombre es pueblo”.

En la adolescencia se es poderoso, se puede cambiar el mundo, se quiere un mejor futuro, aun no se es egoísta, se piensa en los demás… es la edad de la entrega, de compartir, de arriesgar… los adolescentes de esa época, somos una generación de unos muchos con honestos sueños frustrados y de unos pocos oportunistas hipócritas millonarios.

Luego del fraude electoral de 1972, surgía la firme convicción de que era necesario, cambiar el mundo, que había que arriesgar todo, con la conciencia de que se podría morir o desaparecer (secuestrado, torturado, asesinado y lanzado en cualquier lugar, río, mar...), y así, voluntariamente (en la mayoría de casos, sobre todo en los primeros años) cada quien tomó su decisión: ser o no ser parte del esfuerzo de cambiar el país.

Este día 8 de octubre, pienso no solo en los salvadoreños que lo hicieron, también en los nicaragüenses jóvenes que pensaron que era necesario arriesgar todo para detener a la “contra”; de los cubanos que pensaron que podían exportar el “paraíso” a África u otros lugares de América o que había que soportar todos los períodos especiales uno tras otro, para vencer, para triunfar; a los chilenos luchando contra la dictadura; como lo hicieron miles de uruguayos (no los oportunistas que fueron a joder a otros países, sino quienes se quedaron arriesgando el pellejo hasta convertirse en rehenes de la dictadura), argentinos, brasileños, guatemaltecos, miles de jóvenes en cientos de lugares, soñaron que un futuro nuevo podía construirse... en ellos pienso este día.

Hoy, día del guerrillero heróico (8 de octubre), los recuerdo a todos y agradezco la voluntad de arriesgar todo, de arriesgar a sus familias, de entregar sus vidas… sus sueños… de dejarnos sus esperanza… a todos ellos (hombres y mujeres) les recuerdo sin llanto, se les recuerda en los brazos, se les recuerda en la tierra y eso me hace pensar que no han muerto al final y que viven allí, donde (todavía) haya un hombre presto a luchar, a continuar.

Hasta siempre hermanos, se les quiere y siempre les recordaremos como los hermanos que superaron su egoísmo para entregar además de su esfuerzo diario para cambiar la sociedad, lo único realmente valioso que tenían: su vida.

P.D. En El Salvador, se realiza el juicio contra los militares que dirigían la Fuerza Armada de El Salvador, durante el operativo militar que realizó la masacre de "El Mozote", con excepción de "El Faro", los medios de comunicación y noticiosos guardan silencio. Puede leer lo siguiente sobre el juicio: Antonio Pereira contra el Batallón Atlacatl; - El día cuando los ofendidos de El Mozote callaron a los militares; - El Mozote: el juicio que tambalea hacia la impunidad. En twitter puede seguir a Nelson Rauda @raudaz (periodista de El Faro que da cobertura al hecho)

martes, 8 de agosto de 2017

Rius



La Barbería “Peñate”, estaba ubicada sobre la 7ma. Calle Poniente, entre 5ta. y 7ma. Avenida Sur, en santaneco sería contiguo a la Escuela Urbana de Niñas “José Valdés”, allí nos enviaban a cortarnos el pelo a mi hermano y a mí, era barato, había calidad en el trabajo que hacían y el ambiente humano era muy cálido.

Nunca me gustó tener trato preferencial, que por ser niño me dieran prioridad. Gustaba ir el sábado por la mañana porque abundaba la clientela, me tocaba entonces esperar mucho rato y era lo mejor porque podía leer tranquilamente los “paquines” (comics) que tenían… Sin duda la Peñate, era la única barbería en todo Santa Ana, que tenía “Los Agachados” y “Los Supermachos” de Rius.

Me enganchó desde el primer número que leí, aprendí mucho sobre la realidad mexicana, que era muy parecida a la nuestra, admiraba la valentía del señor Rius, ¿cómo podía decir a los políticos mexicanos, eternos dueños del poder desde el PRI, las cosas que les decía?

Con César, alguna vez comentamos muchas de las historietas que habíamos leído. Recuerdo una especialmente cuando Hitler se pega el balazo en la cabeza y recomienda no seguir su ejemplo porque “duele mucho”… eran cosas absurdas, luego aprenderíamos del sarcasmo.

Era un caricaturistas que se documentaba, evidentemente leía mucho para hacer un trabajo. Hoy ha muerto, descanse en paz el ateo e irreverente Rius, Eduardo del Río. Leerlo me llevó a reflexionar mucho sobre la dictadura, la represión, la realidad y la necesidad de cambiarla.



domingo, 23 de julio de 2017

Las escaleras que a nadie le importaron

En la página 10 del Presupuesto Año 2004 del Ministerio de Hacienda, la Asamblea Legislativa aprobó (y convirtió en ley) el destino de 100 dólares: “Construcción de Escaleras de Emergencia en Edificios de tres Torres”, la obra debería haber estado finalizada a diciembre de 2004.



Ese presupuesto aprobado en Junio 2004, marcó el inicio del gobierno del Presidente Antonio Saca y el fin del período del presidente Francisco Flores. En la actualidad ambos están enjuiciados por enriquecimiento ilícito.

Ha sido costumbre que en el Presupuesto General del Estado, algunas cuentas se incluyan solo con 100 dólares para poder, en el transcurso del año obtener los fondos necesarios para ejecutar la obra o actividad programada. No fue el caso de las escaleras de emergencia.

En el Ministerio de Hacienda el ministro que se retiraba era el Dr. Juan José Daboub Abdalá y el que llegaba el Ing. Guillermo López Suárez, viceministros fueron: Lic. Carlos Mauricio Funes Morales (Q.D.D.G.) y llegaba la Licda. Carmen Regina Flores de Arévalo.

Para el Presupuesto General del año 2005, en la página 6 del Presupuesto del ministerio de Hacienda se puede ver que se asignaron 15,000 dólares a la construcción de tales escaleras, en ese período ministro era el Ing. López Suárez y viceministra la Licda. Flores de Arévalo. La obra debió concluirse en diciembre de 2005 (la Ley fue aprobada el 26 de enero de 2005).



¿Porqué se incluyen en el presupuesto de esos dos años las escaleras de emergencia?, ¿Quién estaba presionando para que se realizara esa obra? ¿Presión externa?, ¿Quiénes participaron en la decisión de no buscar los fondos necesarios para construir las escaleras de emergencia? ¿Qué ocurrió con los 100 dólares que se presupuestaron en 2004 y con los 15 mil del 2005? ¿Qué directivos de ese entonces, eran responsables de realizar la obra y actuaron con indiferencia hacia la seguridad de los empleados o complacencia hacia los ejecutivos, o ambos? Sería interesante conocerlo...

domingo, 16 de julio de 2017

Nuestros amigos, nuestros hermanos, nuestros héroes

Foto Cortesía de Salvador Guevara

Les condecoraron el viernes 14, junto a ellos se reconoció el trabajo del Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja, Cruz Verde, Comandos de Salvamento, Seguro Social, Policía Nacional Civil, Fuerza Armada, ANDA, Ministerio de Salud y FOSALUD.

Nuestros amigos, hermanos, nuestros héroes, estaban incluidos y entendería que fueron ellos en representación de los tantos que anónimamente, con solo una mascarilla apoyaron a los otros hermanos atrapados y afectados por el humo o las llamas en el incendio de la torre 3, del ministerio de Hacienda.

No tenían casco, no tenían guantes, no había mascarillas apropiadas, solo la voluntad de ser útiles, de servir, en ellos vemos experiencia y voluntad de servicio de toda la vida. Ese mismo viernes 14 crucé por las torres y el olor fuerte al plástico quemado aun estaba presente (8 días después el incendio). Imagino como habrá sido ese día, lo tóxico del humo espeso... No voy a escribir los nombres a propósito, nosotros sabemos quienes son. Les vemos todos los días, hemos cruzado saludo, palabras, hasta bromas con ellos. Son nuestros amigos, nuestros héroes.

Sería interesante que ellos dirigieran las brigadas que por ley deben existir, total ellos ya demostraron en la práctica su capacidad de autocontrol, de colaboración, de condición física y psicológica para ser útil en momentos extremos. Mi sencilla propuesta, que renuncien los de las "brigadas" que no tuvieron participación de apoyo en el incendio de la torre 3 del Ministerio de hacienda y dejen el espacio a nuestros hermanos, nuestros amigos, nuestros héroes.