domingo, 16 de marzo de 2014

Reflexiones post electorales

Hoy, con las aguas volviendo al cauce normal, expongo mis consideraciones acerca de las recientes elecciones. Son apreciaciones personales que pueden estar equivocadas, pero son las que, en este momento, me resultan a mí luego de pensar en lo que recién hemos vivido.

Porque el FMLN ganó “apenitas”

  1. Contó con el dinero suficiente para montar una campaña millonaria no sólo desde el partido.

  2. El trabajo que ha realizado el actual gobierno (entrega de calzado y uniformes, apoyo a ancianos, Ciudad Mujer) es muy popular. No funciona como reductor real de la pobreza, pero, por un lado, aumenta los puntos en las encuestas al gobierno y votos en las urnas al partido y, por otro lado, justifica una buena cantidad de dólares en gasto social.

  3. La campaña de denuncias de corrupción, primero desde la Corte de Cuentas de la República que publicó casos que prescribieron (que ya no se pueden investigar, porque la Constitución lo prohíbe) y, posteriormente, desde la presidencia.

  4. Los “Sacos de Paco”, porque por primera vez un protagonista aceptó lo que había sido solo rumor: algunos políticos, en posiciones relevantes, se enriquecen aprovechándose del puesto que se les ha confiado mediante elección popular. Ya casi al final, y seguramente impulsada por lo que las encuestas iban diciendo, se hizo público el caso “Infocentros”, otro capítulo de despilfarro de fondos públicos para beneficio de los mismos funcionarios en el poder o a sus allegados (empresarios o no).

  5. El trabajo en el proceso educativo nacional. Durante todo el gobierno actual, el partido tuvo en sus manos el Ministerio de Educación pero no hizo nada que mejorara en un mínimo la calidad educativa. La campaña del miedo (impulsada por ARENA) hubiera caído sola, si al menos dos generaciones de bachilleres de los institutos nacionales hubieran recibido formación decente en historia nacional y latinoamericana.

  6. La alianza no escrita con don Antonio Saca, ya que como escribió alguién al anular su voto: En política cuentan los principios.

  7. Finalmente, porque ARENA no se convirtió en alternativa, aun cuando intentó, casi al final, apoyándose en prestigio ajeno (Facundo Guardado, Joaquín Samayoa, Sandra de Barraza), no mostró, como partido, un compromiso real con la buena intención de los que había convocado, o al menos no se evidenció ese compromiso. Adicionalmente, incluyó en ese equipo asesor, gente que ya estuvo en la administración pública, con no muy buenos recuerdos.


Porqué ARENA perdió “apenitas”

  1. Su tardanza en deshacerse de Paco a pesar de que aceptó públicamente, en televisión y “en vivo” que algunos millones fueron a los “destinatarios”, pero que no hay registro de eso.

  2. La prepotencia del mayor vocero propagandístico de la “izquierda”. Finalmente cansó el abuso de su poder. Y por esa actitud de dios (con d minúscula) casi hace que la frase: “este arroz ya se coció” quedará en que casi le queda crudo.

  3. El “Ferrari” que más allá de que fuera o no dentro él. Generó suficiente desconfianza como para pensar que era posible que fuera allí y que era cierto que hay alguien muriendo por acompañarle.

  4. La campaña del “AivieneVenezuela” impulsada (aparentemente) por la Juventud de ARENA, le funcionó, especialmente entre jóvenes, ignorantes de la historia nacional y la realidad latinoamericana y en capas medias acomodadas que tuvieron miedo de verse afectadas en sus beneficios y propiedades.


Creo fue error de ambos:

  1. Pensar que una campaña multimillonaria, es capaz de ocultar los fallos, deficiencias y deshonestidades, de manera suficiente para que todos, como borreguitos, sigamos votando ciegamente por ellos (ambos). En la primera ronda fueron más de 34 mil personas, en la segundo un poco más de 19 mil ciudadanos nos mantuvimos firmes demostrando que ya no caemos en el juego de las presiones y el chantaje emocional al que nos someten.

  2. Buscar polarizar al país, trasladar al ciudadano común la percepción y hacerlo pensar que el mundo es blanco y negro y en él solo existen buenos y malos. El trabajo consciente, intencional de los partidos políticos ha llegado al punto que los ha vuelto víctimas de lo mismo que ellos han creado. Pero no se debe pensar que esto es asumido ciegamente por el ciudadano. Me parece que hay un buen sector de la ciudadanía que se moverá de uno a otro lado según le haya convencido el miedo “inyectado” o el trabajo realizado por uno u otro.

Lo que yo esperaría:

Que los dos grandes partidos políticos, se den cuenta que:

  1. La corrupción no puede ser un tema electoral en el que se desprestigia a los contrincantes. La corrupción afecta a todos, por causa de ella, se sigue condenando a los pobres a las maquilas por una pésima educación pública o a la muerte por un penoso sistema público de salud, mientras, quienes tomaron el dinero público (préstamos, donaciones o impuestos) destinado a esas áreas, siguen sin ser enjuiciados legalmente de acuerdo a las leyes de la República. Los llamados “juicios políticos” como los de la Asamblea Legislativa, será un excelente show televisivo con máxima audiencia, pero no recuperan los fondos mal gastados y, sobre todo, no sientan ejemplo para evitar que los corruptos sigan haciendo de las suyas.

  2. Pero sobre todo, que ninguno de los dos piense que tiene la mitad de la población tras de sí. Me parece que eso es totalmente falso:
    • En 2009, mucha gente votó por el Candidato del FMLN no por el partido (aun cuando ahora se arrepientan, esa fue la realidad). En esta ocasión, mucha gente no votó por ARENA o su candidato, votó contra la posibilidad de encontrarnos como enemigos en las calles, a uno y otro lado de barricadas, como en Venezuela. Por tanto ARENA, no puede adueñarse mecánicamente, de esos votos.
    • El FMLN no puede seguir utilizando la semántica para volver victorias las derrotas o resaltar penosas victorias como triunfos inobjetables. Lo ha hecho a lo largo de la historia (la “Ofensiva final” luego del resultado, se convirtió en un ejercicio inicial, nunca fue final; la “Ofensiva hasta el tope” se convirtió en un medio de impulsar la negociación no el intento final de hacer caer al gobierno; las “guindas” (escapes de los cercos u operativos que les extendían los militares durante la guerra) fueron convertidas en “Repliegues estratégicos”). Se debe ser honesto y aceptar que ganar por menos de siete mil votos de diferencia luego de una millonaria campaña lanzada desde tres fuentes diferentes (partido, Alba y presidencia), ha sido una derrota moral. Mucha gente no votó por el partido, votó contra la descarada corrupción denunciada en los días de campaña. No puede por tanto adueñarse tampoco de la mitad de la población asumiendo, mecánicamente, que la tienen tras de sí.


Al final todos vivimos y compartimos estos 21 mil kilómetros cuadrados. Ante la situación difícil que enfrenta el país, quienes tenemos conciencia de ello, debemos asegurarnos que, desde nuestras diferentes posiciones, el diálogo se inicie a la brevedad. El país lo exige aún estamos a tiempo, pero no es mucho lo que queda, de lo contrario, la situación social (ya explosiva) finalizará explotando y nos afectará a todos por igual.

domingo, 9 de marzo de 2014

No importa quien gane, seguiremos siendo
Los tristes más tristes del mundo



Eso fue lo que escribí en la papeleta, y lo creo.

Y antes que caigan mis queridos amigos y amigas criticando que por gusto fui a hacer cola y perdí el tiempo les confirmo: Tengo el derecho de emitir mi opinión, sea cual sea, siempre y cuando no falte al respeto a los demás y no intente acallar por la fuerza la opinión de los demás. Mi opinión fue la que dejé escrita. Mis razones las discutimos cuando lo deseen, sentados frente a un café (que ya no tomo cerveza), un par de pupusas y buen trozo de pan dulce.

He permanecido en silencio desde el 5 de febrero, no ha sido fácil, he visto tanta idea escrita en tanto muro que contenerme el deseo de comentar ha sido difícil.

Mi mayor deseo: que no importa quien gane, la diferencia sea la menor en la historia. ¿Se dará? No lo se. La propaganda lo que me dijo es que el Frente no necesitaba mi voto (14% de diferencia y creciendo) y que a ARENA solo el faltaba un voto para ganar. Pero lo que el país necesita es que la diferencia sea mínima para que ninguno de los dos grandes partidos asuma el rol de todopoderoso e indispensable y se pueda empujar a ambos a dialogar para mejorar el futuro de los salvadoreños.

Veremos que ocurre.

domingo, 2 de febrero de 2014

EL SALVADOR merece un futuro
mejor que todos ustedes!!!

Eso fue lo que escribí en mi papeleta y por alguna razón, al finalizar los ojos se me humedecieron.

En un segundo corrieron por la mente tantos recuerdos, tantos rostros, tanto sacrificio.

Por segunda vez en mi participación electoral anulé mi voto.

Soporté la presión social de mis amigos, muchos de ellos, entrañables camaradas. Soporté la presión de los compañeros de trabajo, de estudio, de muchos con los que he compartido buenos momentos.

Sigo convencido de que, desgraciadamente, no me equivoqué.

La realidad próxima impone a El Salvador una serie de retos insoslayables:
  • Las finanzas públicas tienen una situación delicada.
  • Los ingresos, aun cuando el gasto fuera más eficiente, no representa lo que los ingresos evidencian en las calles (carros de lujo, colonias de lujo, importaciones de lujo).
  • La deuda previsional no puede seguirse ocultando. Se debe enfrentar y buscarle una solución que ojalá, no lastime más el futuro y el bolsillo de los trabajadores. Todos hablan de subir los años, de subir los montos de ahorro, pero no de rebajar los cobros que las AFP hacen por administrar tan pobremente los ahorros. Los bancos pagan intereses por ahorrar, las AFP cobran por pagar un mísero interés. El Estado ha obligado a las AFP y ahora cada ciudadano común y corriente que ahorre en una AFP para su retiro, tiene el 80% de su inversión en papeles del gobierno.
  • La violencia debe controlarse. Las personas que mueren no pueden seguirse midiendo en si son más o menos que las de los últimos 20 o 25 años, ¡son personas por Dios!, son seres humanos, son padres, hermanos, hijos, familiares de alguien que se queda lamentando su partida. Los fallecidos en ocasiones producen hijos en abandono a la pobreza y el círculo de violencia sigue creciendo.
  • La deuda externa e interna ha crecido demasiado, Las decisiones que se han tomado no han sido lo mejor.
  • Pero sobre todo estoy convencido que se traicionó a los pobres, porque se mantuvieron como mendigos, extendiendo la mano para recibir uniformes, zapatos y paquetes en lugar de una educación de calidad que les permita salir de la pobreza a los más niños, a los jóvenes alejarnos de la frustración que la misma sociedad les brinda sin sentimiento de culpa.
No importa lo que pase: Si el frente gana en primera vuelta, bien merecido lo tiene ARENA que no hizo absolutamente nada por asegurar que los bachilleres en este país fueran verdaderos ciudadanos pensadores, críticos. El precio del miedo deben pagarlo.

Si no gana en primera vuelta el FMLN, entonces que pena, don Meme estará muy preocupado. implica que todas las maniobras hechas incluso durante el día de elecciones no le produjeron el resultado esperado y corre el peligro de verse convertido en otro Paquito.

Pero esto es especulación, aun falta mucho por esta noche... mañans será otro día.

jueves, 16 de enero de 2014

Yo voto no votando



Art. 273 Código Electoral Las elecciones a que se refiere este Código serán declaradas nulas por el Tribunal en los casos siguientes:... d) Cuando los votos nulos y abstenciones, calificadas como tales en el artículo 200 de este Código, superen a la totalidad de los votos válidos en la elección de que se trate".
Un año que no recuerdo, entre 1972 y 1979, se dieron elecciones en las que solo participó un partido político, el oficialista Partido de Conciliación Nacional (PCN).

Buscando suavizar la vergüenza que se veía venir, el poder económico, los militares que le servían y el PCN que seguía sus órdenes, iniciaron una campaña de confusión y amenaza. Recuerdo que corría el rumor (tan efectivo en aquellos días como ahora) de que quienes no fueran a votar serían despedidos de sus trabajos en la empresa privada o el gobierno porque si no votaban eran comunistas. La campaña incluyó una amplia difusión de que la ley garantizaba cárcel a los dirigentes de la organización o bien a los ciudadanos que a título personal convocaran a la abstención o anulación del voto. La dictadura, obligó a empleados públicos a servir en las Juntas Receptoras de Votos contra su voluntad, solo para parecer que el ciudadano común "se moría de las ganas" de participar.

El partido en la Oposición era la alianza formada por el Partido Demócrata Cristiano (PDC), el socialdemócrata Movimiento Nacional Revolucionario (MNR) y la Unión Democrática Nacionalista (partido fachada del Partido Comunista de El Salvador). Esa alianza, se llamaba "Unión Nacional Opositora" (UNO).

La oposición tenía la oportunidad de demostrar que la "fiesta democrática" en realidad era baile solitario del PCN, partido experto en fraudes, bastaba que la gente venciera el miedo a las amenazas. ¿Cómo orientar al ciudadano sin caer en delito? ¿Cómo evitar que sus dirigentes fueran capturados y acusados de coartar el derecho al sufragio?

Cerca de las elecciones, los muros de las ciudades reflejaban un texto sin firma, sin datos de quien lo había escrito y solo se leía: "Uno, no votar", eso era todo. Y esa "Fiesta democrática" se vio, dentro y fuera del país, como lo que fue: el baile solitario de un partido político autoritario y represivo. La voluntad de los ciudadanos superó al miedo a ser llamado comunista, a ir contra la corriente, gracias a la acción de jóvenes que por la noche, a riesgo de su vida, escribían sobre los muros de El Salvador: "uno no votar".

Hay momentos decisivos en los que ir contra la corriente vale la pena.

Izquierdas y derechas, hoy nos venden que anular un voto es favorecer al otro partido (al que está más alejado de nuestro corazón). Creo necesario que los políticos sepan que, al menos yo, creo que este sistema democrático con sus imperfecciones vale la pena, lo defiendo y por eso voto no votando por ellos porque no me generan confianza, porque no me ofrecen soluciones viables a los grandes problemas que me aquejan a mí, y a mi familia, pero sobre todo a los ciudadanos más pobres; porque no son transparentes en el manejo de mis aportes económicos solidarios y sacrificados llamados impuestos; porque no son solidarios ya que gastan y se auto reparten grandes sumas de dinero, mientras el salario mínimo apenas cubre la supervivencia de los más humildes. Por eso y más yo, señores políticos y señoras políticas yo voto no votando por ustedes.