jueves, 9 de enero de 2014

Cuento: "La soledad y venganza del Negro"



La verdad "Negro" ha de sentirse feo eso de que tu mejor amigo te deje solo. Ese mismo al que encargaste la gerencia de "tu" finca en Centroamerica mientras disfrutabas tu bien ganado quinquenio vacacional. "Amigo", el mismo que con su brillante inteligencia te "asesoró" sobre como manejar, multiplicar y ocultar los ingresos, el que con su habilidad de comerciante te acompañó en aquella escapada a Argentina y no se que otros lados, ese mismo, salió corriendo.

No sos ingenuo "Negro", por eso sabías que eso iba a pasar. quien se preocupa tanto por la "limpieza" del apellido familiar no se iba a exponer a que lo señalen de haber agarrado junto a vos alguno de esos melones que hoy andan buscando los farsantes que te señalan. Melones que produjeron cuando juntos recorrieron esa aventura de tener tu propia finca en Centroamérica.

Al final la vida cobra lo que nos da (o le tomamos sin permiso) y esos cinco años de vacaciones te van a salir caros viejo, no porque te vayan a encerrar, eso jamás va a ocurrir (siendo honesto me encantaría equivocarme), porque como dijo un dios menor (por sus valores): todos tienen la cola pateada.

No importa si son 5, 10, 15 o más melones, esos que juntos al "gordo a dieta" y tus otros "amigos" partieron y comieron. Porque el objetivo no es sancionarte, es utilizarte, es ridiculizarte y asegurar que el respetable aficionado a las novelas de producción nacional, compre el capítulo de turno, así ocupado, el aficionado no notará que la vida sigue igual para todos, excepto los pobres quienes hoy están más pobres que antes. Pero esas son "mariconadas" que nunca te han preocupado ni a vos, ni al "gordo a dieta", ni a los que te señalan.

Te quedaste solo "Negro", solito. Yo, seré honesto, al verte allí sonriendo con la conciencia de que nada pasará, pero sabedor de que te han ridiculizado como un "ladroncito" (lo que te hizo sudar un poco), yo, no pude evitar recodar a don Pinochet, cuando Cristóbal Peña (periodista Chileno) lo describe viendo como le contabilizaban esa formidable colección de conocimiento convertida en su biblioteca privada y que fue creada con fondos fiscales, es decir con dinero de los contribuyentes chilenos, "Debió haber sido espantoso para él que fuéramos a hurgar en su reino. Pinochet era el rey de ese caos y nosotros habíamos llegado a invadírselo" dice una de las testigas. Así te imaginé, viendo como esos plebeyos se atrevían a colocarte en la vitrina, a tí, que no hiciste más que lo que han hecho todos tus iguales.

Debe ser triste darte cuenta que no sos el dios que pensabas que eras y sobre todo, descubrir que la "amistad" de aquellos a quienes "bendeciste" y con quienes compartiste algo de lo acarreado a las propias parcelas, duró hasta la primera amenaza al bolsillo, ahora te "niegan", te desconocen, no saben nada de aquello que hoy te achacan.

No pasa nada "Negro", vos y yo sabemos que no pasa nada más allá del ridículo que te han hecho pasar, nada que no cure un par de buenos Wiskys (o como se escriba, que total para beberlos no se requiere ortografía). No va a pasar nada, aun cuando yo quiero equivocarme en esta afirmación, estoy convencido de que no va a pasar nada. Los "colonos" de la finca seguirán igual, comprando espejitos de honestidad, conformándose con las dádivas que caen de la gerencia de turno y ya nos olvidaremos... todo lo que necesitamos es que empiece el mundial de fútbol.

Ahora bien, yo no paso por alto tu venganza (que vos bien sabes cuál es): le diste la gerencia al que no querían tus patrones, porque con este capítulo de la novela nacional, muchos indecisos ya habrán decidido.

4 comentarios:

Walter Escobar dijo...

Excelente entrada, yo al igual que ud, desearía equivocarme que solo es una show y que todo seguirá igual sin que lo manden a la cárcel, allí donde la justicia de nuestro país manda a los que roban jocotes por hambre pero declara inocente al que le roba al pueblo salvadoreño.
Saludos, Carlos.

Carlos Minero dijo...

Ciertamente Walter, menos mal que esto es solo un cuento.

Anónimo dijo...

Yo si creo que de esta no se escapa fácil, por sus propias declaraciones, pero solamente sera para abrir un poco la válvula de presión, para que la majada se crea que algo esta cambiando, y muchos se la tragaran, pero no seremos ni vos ni yo... MELF

Carlos Minero dijo...

En los cuentos todo es posible MELF, pero este cuento, me parece finalizado... pero a lo mejor tienes razón, ya veremos si el final del "...y vivieron felices por siempre" cambia.