jueves, 12 de diciembre de 2013

Mandela en El Diario de Hoy, de este día



Este día, "El Diario de Hoy", en el Editorial de Fondo (el que representa la opinión del propietario del periódico) titulado: "Mandela: el peregrinaje de la ideología a la civilización" nos brinda un excelente ejemplo de como utilizar un medio de comunicación para respaldar las ideas propias a costa del prestigio ajeno y aprovechando la ignorancia de muchos lectores.

Resulta que el editorialista nos "enseña" hoy, que Nelson Mandela es un producto de la inteligencia privilegiada del entonces presidente de Sudáfrica, F.W. de Klerk quien "..se propuso, con mucha clarividencia, formar un líder que pudiera ser la voz de la población negra pero que, a la vez, tuviera la capacidad de entender las estructuras económicas, sociales y políticas del mundo moderno y llegar a forjar puentes entre ambos". Es decir Mandela no era más que un terrorista instrumentalizado por los comunistas dentro del Congreso Nacional Africano al que la clarividencia del "hombre blanco" (de Klerk en este caso) convirtió en líder.

Se le olvida al editorialista que cuando es enviado a prisión, por los predecesores de De Klerk, Nelson Mandela era ya un líder destacado, basta revisar el discurso de defensa durante el juicio al que es sometido: "I am prepared to die" traducido en el siguiente enlace como: "Un ideal por el que estoy dispuesto a morir" para conocerle no sólo en sus tareas inmediatas anteriores al juicio sino también en la claridad de ideales que ya en esa época tenía. De hecho al estar convencido de que será condenado junto a sus compañeros, conscientemente aprovechan el juicio como una tribuna de denuncia al sistema que combaten: el Aparthed.

El editorialista recorre rápidamente en su escrito, de la prisión, al gane de las elecciones que convierten en Presidente a Nelson Mandela y destaca el fracaso que como líder tiene porque "...no pudo formar sucesores con la capacidad y grandeza para bien seguir lo que tanto costó alcanzar"... Y en ese enredo de hechos, lo pone de ejemplo a los extraviados latinoamericanos indicando que: "...La redención de Mandela, su triunfo sobre el odio y el fanatismo, el haber podido salir del comunismo y la mentalidad clasista y represiva, es lo que debe servir de ejemplo para muchos pueblos desgarrados por conflictos sangrientos y para movimientos incapaces de moralizarse a sí mismos".

Olvida el escritor mencionar que el proceso de reconciliación que lideró Mandela, con respaldo irrestricto del Obispo Desmond Tutu, y otros cientos o miles de africanos que le seguían, pasó por una "Comisión para la Verdad y la Reconciliación" en la que los asesinos, los torturadores, loa antiguos agentes de la inteligencia política y militar del Régimen del Apartheid declararon, frente a sus víctimas, lo que hicieron y solicitaron, públicamente, perdón por ello.

El editorialista, luego de llamar troglodita a la "extrema izquierda centroamericana", finaliza afirmando que: "Mandela es un ejemplo que deben seguir los movimientos encadenados a la violencia".

Este editorial es, a mi parecer, uno de los tantos ejemplos que demandan de los salvadoreños autoformación para conocer, al menos superficialmente, la historia (propia y ajena) para evitar caer fácilmente como un borrego más, dentro del rebaño de algunos manipuladores profesionales.

Video con un poco de historia sobre Sudafrica y su proceso político

1 comentario:

Unknown dijo...

Siempre claro, oportuno y aleccionador.