sábado, 30 de junio de 2012

¿Quo Vadis Patria?


El título de esta página, me suena igual de dramática que aquella frase lapidaria de Paz Estenssoro, presidente de Bolivia, en 1985: "la patria se nos muere", y lo decía porque anunciaba su plan económico en reacción a la inflación escandalosa (20 mil por ciento y un salario mínimo de siete dólares), que existía en ese país. Tristeza inmensa, esos días América Latina, unos países más y otros menos se hundían pagando las consecuencias del despilfarro de las dictaduras militares con una deuda externa que Juan Pablo II llamaría en algún momento “Deuda Eterna”.

Pero esta página, no es sobre la deuda externa, sino sobre otra deuda también eterna: la insolvencia moral de algunos miembros de la Asamblea Legislativa, que añoran, desean, a tubo y candela, asumir cargos a control remoto, cargos para los que no fueron electos, cargos para los que además no están aptos, ni moral, ni profesionalmente.

La página se publicó calzada con firmas de gente a la que no conozco. De algunos muy pocos de ellos tengo referencias y éstas son positivas, ellos tienen gran capacidad académica y honradez notoria, pero sobre todo, han mostrado una cualidad rara en este país para los hombres y mujeres públicos: coherencia entre lo dicho y lo hecho.

El documento publicado inicia expresando la preocupación de estos profesionales, por como se está terminando con el Estado de Derecho, aumento yo: ese mismo que se ha construido con tanto sacrificio que incluso ha costado vidas (no de los diputados por cierto).

Recuerdan lo que ya sabemos: el Art. 183 de la Constitución de la República sentencia: "La Corte Suprema de Justicia por medio de la Sala de lo Constitucional será el único tribunal competente para declarar la inconstitucionalidad de las leyes, decretos y reglamentos, en su forma y contenido, de un modo general y obligatorio y, podrá hacerlo a petición de cualquier ciudadano".

Afirman a continuación que la Corte Centroamericana de Justicia es "absolutamente incompetente para conocer" sobre la discusión que tres partidos de la Asamblea Legislativa (FMLN, GANA y PES) han presentado, ante ese tribunal que en un día ha aceptado tal demanda. Al menos a mi, me aumenta las sospechas que esa corte, no es más que un tribunal alineado a los que ya maneja Daniel Ortega, siendo así, es de suponer qué dirá esa sentencia "imparcial", que dicho sea de paso: el Presidente de la República ha solicitado se respete. Esa solicitud, al menos a mí, también se me vuelve sospechosa.

Sin duda, es momento de elevar la voz y definir de qué lado se está. Yo sigo al lado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, y lamento que el que fue un partido armado, representativo de variantes de izquierda desde la social democracia hasta los comunistas, se haya convertido hoy en un negocio privado para un grupo de gentes a los que únicamente les interesa su bienestar económico personal y el innegable deseo de convertir este país, en una dictadura oligárquica manejada por esa reducida clase política que hoy forma el FMLN.

1 comentario:

Unknown dijo...

La patria se nos muere, pero hay muchos luchando para evitar el siniestro. Este día todos con camisa negra al redondel constitución