viernes, 27 de abril de 2012

Todo se acaba

Hasta la vida misma finaliza, la Biblia dice que todas las cosas tienen su tiempo... para amar, para odiar, para tirar piedras al río, para recogerlas, para vivir, para morir... y el tiempo de este blog ha finalizado.

Estoy cansado, ya no tengo tiempo y por respeto a los tres amigos que lo leen debo cerrarlo para no hacerlos perder tiempo buscando de tanto en tanto algo nuevo.

Todo se acaba, hasta la vida misma, y las decisiones que estoy tomando son radicales, me hará falta, porque era mi rincón de desahogo, pero ya encontraré otro espacio privado o público para seguir quitándome la gana de escribir.

Todo se acaba... y aunque uno quisiera seguir haciendo esfuerzo no puede engañarse... la realidad se impone y finaliza por rebasarnos, eso está pasando en mi vida y estoy cansado, muy cansado. Gracias a quienes me acompañaron, con este blog cierro un capítulo más en mi vida, quedan en él los recuerdos y nombres más queridos, la terapia de superar el dolor, y los gritos de protestas que alguna vez me atreví a alzar.

Todo se acaba... gracias.

Carlos Alberto Minero Mendoza

4 comentarios:

contrapoder dijo...

Siempre que no sea claudicación, está bien. Es normal cansarse, pero el cansancio es una cosa; rendirse, otra. Un abrazo.

contrapoder dijo...

Es normal cansarse, y está bien detenerse, siempre que no suponga claudicar. Descansar es una cosa; rendirse, otra.

Unknown dijo...

Bueno, es una lastima, pero si te sientes cansado ni modo. Gracias por tus excelentes ideas. ojalá solo sea descanso lo que necesites y no sea depresión permanente causada por una peste gubermental eterna que genera una densa niebla negra y sucia. Así que mejor te digo hasta la vista!

Dinora de Pérez dijo...

Toma tu tiempo y descansa... es normal después de tanto dar que el cansancio te agobie... es un sitio excelente... un abrazo amigo!