domingo, 22 de enero de 2012

A 28 años de iniciada una historia

Hoy al levantarme me hago la misma pregunta que te hicieron todos mis amigos cuando te conocieron “¿Cómo se casó con él?”, somos tan diferentes.

Veintiocho años después tenemos en común una vida, dos hijos, una casa que todavía debemos, un pijo de sueños que no hemos realizado y un poco más de tiempo por delante que no sabemos cuánto será.

Tu sabes que a los 15 años yo estaba convencido de que moriría antes de los 40, la dictadura golpeaba tan fuerte y tan cerca, y mi convicción de permanecer luchando contra ella era tal, que no me llamaba a engaño. A los 22 me largué decepcionado, lleno de temores, frustración y otras cosas negativas... a los 25 te encontré y empezó el incansable trabajo que has hecho por convertirme en un ser humano. Te debo tanto.

Hay tanta historia tras nosotros, tantos eventos que nos han hecho conocernos mejor, desde los más tristes como los terremotos, hasta los más alegres como el nacimiento de nuestros hijos. Desde las enfermedades de ellos, hasta la alegría de verlos que poco a poco van cumpliendo sus metas, madurando y haciendo su vida propia.

No hay duda, estoy en el lugar correcto y a pesar de las diferencias que como humanos tenemos, siempre existirá tu entrega, tu tolerancia, tu paciencia, tu amor sin duda. De mi parte… ¿Qué ofrecer? El compromiso de reconstruir lo que hemos perdido por la rutina, por el trabajo, por el estudio, por las ocupaciones siempre fuera de casa…

Tu nunca permitiste que muriera el amor, y hoy, como dice Marcos Vidal, aun cuando me conoces, todavía estas aquí, y eso, yo también sospecho que es amor. Feliz cumpleaños, Feliz Aniversario y a reconstruir lo que hayamos descuidado para que el amor dure por siempre, ese es hoy mi compromiso hacia el futuro. Gracias por todo Juanita.


3 comentarios:

Victor dijo...

Carlos, tengo ratos de no pasar por su blog, pero vengo y me encuentro esto y me emociono porque yo estoy dando aún pequeños pasos junto a alguien que creo será la mujer de mi vida. Me alegro por Uds. y les deseo felicidades.

Saludos

Víctor

Carlos Alberto Minero Mendoza dijo...

Hombre, Víctor, ¡¡felicidades!!, que todo vaya bien y que las dificultades que se presenten (que siempre las habrá) sean superadas con sinceridad y que lejos de afectar el amor, lo haga crecer y ser cada día más fuerte. Felicidades a ambos.

Carlos Alberto Minero Mendoza dijo...

Ah perdona, en la alegría de compartir tu felicidad, olvidé agradecerte los buenos deseos y la visita. Un abrazo.