domingo, 12 de junio de 2011

Se acabó el carnaval ¡Fuera máscaras!

Lo interesante de momentos como el presente es que, máscaras fuera, lo que parecía ser en realidad nunca fue. La realidad de la política: Todos los partidos políticos están en contra de la Sala de lo Constitucional, perdón de los 4 dignos magistrados de la Sala de lo Constitucional.

Su vanidad no puede aceptar que la gente vote libremente, es demasiado riesgo descubrir que la gente, sus votantes, prefieren a un desconocido que han colocado en el último o penúltimo lugar de las lista de candidatos, con la intención de que "jale" votos, pero que ni por cerca sea parte de los electos diputados.

Y es que a lo mejor ese "desconocido" es el mismo que participa en las actividades de la comunidad, es de la directiva de la colonia que no escatima tiempo y esfuerzo para velar por las mejoras, para hablar con los funcionarios, para organizar asamblea; a lo mejor es parte de alguna iglesia local y desde allí está siempre ayudando y colaborando. Claro sirve para "jalar" votos, pero lo más seguro es dejarlo fuera, no vaya a ser que ya electo, cometa el pecado de pensar por sí mismo y votar según su conciencia y no según la línea del partido.

No hay duda, el pleito de la izquierda y la derecha es por su supervivencia, es la pelea por mantener sus privilegios de clase política, y es que no es lo mismo seguir con la vida que han llevado que cambiarla, por la que tiene la mayoría de salvadoreños: sudar el cuerpo o el cerebro para poder comer.


1 comentario:

Ocolo dijo...

Totalmente de acuerdo.