sábado, 7 de mayo de 2011

Cuando Silvio le cantó a la Madre

Lo escuchamos acurrucados alrededor de la mágica radiograbadora de César, en su casa, la novedad era un casete de Silvio Rodríguez:

Madre en tu día no dejamos de mandarte nuestro amor
Madre, en tu día con las vidas construimos tu canción
con las vidas construimos tu canción
Madre que tu nostalgia se vuelva el odio más feroz
Madre necesitamos de tu arroz
Madre ya no este triste la primavera volverá
Madre con la palabra libertad
Madre los que no estemos para cantarte esta canción
Madre recuerda que fue por tu amor.
Madre, en tu día, madre Patria y Madre Revolución
Madre en tu día,
Tus muchachos barren minas de Haiphong
Tus muchachos barren minas de Haiphong


A mí me impacto “Los que no estemos para cantarte esta canción, madre recuerda que fue por tu amor”, sólo eso se me quedó, indudablemente era por la realidad que vivíamos día a día, en estos trotes en los que nos estábamos moviendo, fácilmente, en un segundo podrías desaparecer y tu madre quedarte sola.


Retrocedimos el casete y escuchamos de nuevo. Entonces nos preguntamos qué decía al final no entendíamos ¿kaipon, jalpón? Eran días en que la conexión con el mundo exterior era a través de las agencias de cables que pasaban por el filtro de los editores de los periódicos que circulaban en el país, y nosotros recién empezando la militancia clandestina, pues nos faltaba formación política e información del mundo.


Luego supimos sobre Vietnam y su lucha y nos enteramos de una acción de los Estados Unidos: buscando doblegar el apoyo que Vietnam del Norte (comunista) brindaba a las guerrillas que peleaban en Vietnam del Sur (capitalista), Estados Unidos, en 1973, minó varios puertos incluyendo el de Haifong.


Navegando encuentro a Silvio explicándolo: "Esta canción esta dedica a brigadas de la Juventud Trabajadora Ho Chi Minh que en Viet Nam vienen a ser como la Juventud comunista y que en el último año de la guerra tuvieron la tarea de desactivar unas modernísimas minas que se habían colocado en la desembocadura de los puertos y de los ríos de la República Democrática de Vietnam, esto fue un intento desesperado… todo esto pasó… que fue el día de las madres, el día de las madres ya habían muerto varios centenares de jóvenes tratando de desactivar esas modernas minas yo hice esta canción, se llama madre, en homenaje a ellas"


Hoy, con el día de las madres tan próximo, recuerdo esta canción y a los miles de hijos que no estarán junto a su madre, porque se atrevieron a soñar con la democracia, con la justicia social, con un mundo mejor. A esas madres tan especiales, vaya el canto de Silvio y el eterno agradecimiento de los que tuvimos el privilegio de conocer a sus hijos e hijas.

6 comentarios:

Ocolo dijo...

Mirá que porfin se me aclaró eso de la canción de Silvio. Sin duda que Silvio con su música tan llena de transformación, denuncia y poesía nos deja una huella imborrable en nuestra vida. En este día de la madre que se avecina debemos conmemorar el sufrimiento de muchas mujeres que perdieron a sus hijos por tener ideales diferentes y de revolución.

jorge dijo...

Estimadísimo Carlos,

Acabo de leer tu post, des Chile. Es fascinante la coincidencia en la anécdota en tanto la comununión de vivencias y sentimientos.

A mi también esa (y otras) canciones de Silvio, escuchadas y aprendidas con la fuerza de lo censurado, son formativas.

Tu reseña biográfica me parece aún más sorprendente. Cuando niño, pensaba lo mismo. Un abrazo, jorge.-

jorge dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carlos Minero dijo...

Gracias Jorge por tu tiempo para leer, pero sobre todo por el sentimiento compartido. Somos América: millones de sueños, ideas, propuestas compartidas sin saberlo. Un abrazo desde "El Pulgarcito de América".

Toto dijo...

Mi padre me contó alguna vez que los jóvenes que desactivaron las minas, lo hicieron tomados de los brazos codo con codo, haciendo una "barredora," y que más bien no las desactivaron sino más bien con sus pies las hacían estallar!!

Carlos Minero dijo...

No conocia esa historia Toto, se que hubo mucho sacrificio de parte de los vietnamitas... Ocurre que con el tiempo también se crean leyendas, y las historias van siendo contadas con variantes, recuerda que antes no existía el internet y las historias iban de boca en boca. Sin duda hubo mucho sacrificio.