domingo, 14 de marzo de 2010

Los encapuchados de la UES

A mi se me hace difícil entenderlos porque en mi época (el siglo pasado) tuvimos que ganarnos los puestos que ocupamos en el Instituto Nacional, en el Tecnológico, en la Universidad de El Salvador. No habían dobles pruebas ni cursos propedéuticos. Y para hacerla más de emoción (como dirían los "Tigres del Norte"), el verdadero problema no era ganarse el cupo sino conservarlo.

Hoy nomas te tomas la UES y te dejan entrar, ¿para qué? pues quien sabe, pero seguramente no será a estudiar. Y se me hace difícil pensar que los maestros no les preocupe esto más de lo que aparentemente lo hacen, será porque les conviene que abunde la mediocridad y la ignorancia en la UES, porque es más fácil ocultar la propia ignorancia y la evidente incapacidad de muchos.

No recuerdo a ningún dirigente estudiantil (del siglo pasado) mayor a 30 años, pero claro era porque para ser dirigente estudiantil habìa que tener un excelente record académico. No era de convertirte en fósil universitario. De hecho quien nos orientó en la UES en nuestros primeros días es un tronco de ingeniero que por cierto vi hace algunos días en televisión cerca del Dago.

Por todo eso no lo entiendo.

Y todavía es más difícil entender el silencio del principal partido polìtico de izquierda.

La UES necesita un terremoto administativo y académico, y debe hacerse desde dentro, con creatividad, porque desde afuera no se podrà hacer, no hay voluntad de que la UES tenga el brillo que alguna vez llegó a tener antes de la guerra.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene muchísima razón, demasiada pasividad de parte del gobierno, de las autoridades de la UES, de los catedráticos que en aquella época fueron estudiantes. No entiendo y no me explico cómo piensan también en el exilio, entonces qué estamos haciendo, decirles a los futuros aspirantes que sus cupos estarán seguros tomándose la UES. Los estudiantes ya estamos cansados, apenas recibimos semana y media de clases y estamos sin hacer nada. Todos esperamos que esto se resuelva y ver de qué manera ya no suceda.

A nosotros como estudiantes también nos costó conseguir el cupo, y eso que yo ni tuve curso propedeutico, y también cuesta mantener el cupo. Debemos luchar no por sacar a la fuerza a los encapuchados, sino para levantar el nombre y el prestigio de la UES.

Carlos Alberto Minero Mendoza dijo...

Totalmente de acuerdo.